Pinta de colores tu jardín durante el invierno y todo el año plantando azaleas, la mejor manera de quedar extasiado con su belleza, pues sus vistosas y abundantes flores nos otorgan distintas tonalidades que van de blanco a rosa, rojo, amarillo y naranjo.

Requieren un lugar fresco, ventilado y bien iluminado si se encuentra al interior, o a semi-sombra en exterior.

La poda se realiza una vez finalizada la floración, en aquellos ramas que florecieron.

Necesitan un suelo ácido y bien drenado. Se recomienda acidificar el suelo en otoño, antes de la floración, e ir abonándola cada dos semanas durante esta.

El riego debe ser abundante, frecuente y se debe impedir el estancamiento, de esta manera se evita la pudrición. Es sumamente importante no regarlas con agua que  contenga muchos carbonatos para no modificar así el pH del suelo.